Noticias

Hasta noviembre de 2023, cerca de 20,1 millones de personas tenían necesidad para subsistir, revela informe de HumVenezuela

Esta estimación representa un aumento de 400 mil personas, en comparación con los 19,7 millones estimados en marzo de 2022. Otros datos más relevantes de esta medición, destacan además el aumento de 1,1 millones de personas con necesidades críticas y 1,6 millones con necesidades severas

En la cuarta medición de los impactos de la Emergencia Humanitaria Compleja (EHC) en Venezuela que presenta HumVenezuela, se muestra un proceso cíclico de reproducción de las causas y los efectos de la emergencia a una mayor escala, observada en el agravamiento de las deficiencias de acceso a bienes y servicios esenciales y en un número más elevado de personas afectadas en cada uno de los sectores de acceso analizados.

Pero también, la emergencia agravó todavía más las afectaciones de la población durante el año 2023, sumando a más personas con necesidades de asistencia y protección o haciendo caer a las que ya tenían necesidades críticas o severas en niveles extremos de privación y daño.

Los factores de reproducción del ciclo de emergencia se debieron al estancamiento de avances en las salidas a la emergencia y en un más acentuado debilitamiento de la respuesta humanitaria, en sus capacidades de financiamiento y alcance a las poblaciones más necesitadas.

Hasta noviembre 2023, alrededor de unos 20,1 millones de personas se encontraban en necesidad, con privaciones en una o varias áreas de acceso esencial para sus vidas, seguridad y bienestar. Esta estimación representa un aumento de 400 mil personas, en comparación con los 19,7 millones estimados en marzo de 2022.

Entre los datos más relevantes de esta medición, destacan además el aumento de 1,1 millones de personas con necesidades críticas y 1,6 millones con necesidades severas, por un mayor nivel de afectación de la población en materia de servicios básicos, sumado a un regresivo deterioro de la subsistencia económica y una mayor dificultad para mantener o mejorar los medios de vida que, a pesar de su extenuación a través de diversas estrategias, no lograron detener el empeoramiento de la inseguridad alimentaria.

También se agravó la situación para unos 4.2 millones de personas con problemas de salud graves, crónicos y agudos, que pasaron el año sin acceso a servicios de atención médica, por el estado de colapso estructural en el que se encuentra el sistema sanitario público o por falta de recursos económicos para comprar medicinas.

Una mayor irregularidad de asistencia escolar de unos 3,4 millones de NNA y uno 1,5 millones que no asisten, es resultado de la ausencia de políticas que resuelvan los severos problemas por los que atraviesa el sistema educativo en todo el país. En términos generales, las medidas o políticas implementadas se han ajustado a las pocas capacidades que todavía quedan en pie, dejando sin resolución las causas profundas de desestructuración institucional, ingobernabilidad democrática y de normas y estándares no cumplidas en la constitución y las leyes nacionales, así como en los instrumentos del derecho internacional.

El número de personas con necesidades humanitarias en los sectores presentados en este informe, muestra brechas cada vez mayores en relación con el de personas en necesidad alcanzadas por la respuesta humanitaria. En 2023, la población con acceso a algún tipo de asistencia o protección de la respuesta fue mucho menor a la que se alcanzó en años anteriores, como se menciona en la introducción de este informe.

El aumento más pronunciado de las brechas entre necesidades y respuesta ocurre a pesar de un entorno operativo más cerrado en materia de acceso a la información y en el cual no se encuentran todavía a la vista procesos de transición firmes y genuinos, encaminadas a la recuperación y restauración de las capacidades caídas del país en todos los sectores esenciales para mejorar la vida de las personas.

Las consecuencias de esta situación probablemente sean el aumento de la intención de desplazamiento, principalmente fuera del país, y una más pronunciada desprotección de la población ante amenazas de daños a la vida, observadas en una población atrapada en niveles altos de pobreza y de riesgos de hambre, mala salud, desastres y violencia.

Vea el informe y las reocmendaciones:

Informe-de-Seguimiento-de-la-EHC-HumVenezuela-Noviembre-2023-1