Noticias

¿Qué es el GAFI?

 

Este 23 de agosto, se realizó un foro organizado por Sinergia que tuvo como objeto analizar los resultados de la evaluación mutua del Grupo de Acción Financiera Internacional en Venezuela y su impacto en la sociedad civil.

Pero, ¿Qué sabemos del GAFI?

El GAFI es una organización internacional conformada por los Estados del mundo dedicada a la lucha contra la legitimación de capitales y el financiamiento del terrorismo. Se encarga de vigilar el sistema financiero, no solo el internacional sino también el de cada país miembro.

Pese a que los ámbitos de trabajo de las diferentes expresiones de la sociedad civil sean muy diversos y atiendan temas tan diferentes, por ejemplo, los derechos humanos, el ambiente, el ámbito humanitario, la cultura, la educación, entre muchos otros, un elemento común a la mayoría de estos esfuerzos es que en ellos es necesaria la utilización del sistema financiero para que cada iniciativa pueda concretarse.

Entender al GAFI es una necesidad por parte de las OSFL a fin de comprender que su presencia no es coyuntural y que tiene un mandato concreto sin relación con la represión de las voces independientes de la sociedad civil organizada, por lo que exige el involucramiento de estas agrupaciones para establecer estrategias de incidencia a favor de los beneficiarios de sus actividades, es decir, la razón de ser de las OSFL.

Hasta junio de 2023, de los 147 miembros de la institución creada en 1989 por el llamado Grupo de los 7, el cual agrupa a las economías más desarrolladas del mundo, solo 41 % ha cumplido total o mayoritariamente lo previsto en la llamada recomendación 8 (R8), un dato que en el caso de América Latina se reduce a 30 %, de acuerdo con los datos reseñados en el informe.

La recomendación número 8 del GAFI estipula que los países deben revisar la idoneidad de las leyes y regulaciones relativas a las entidades sin fines de lucro que el país ha identificado como vulnerables para su abuso para el financiamiento del terrorismo.

Los países deben establecer medidas focalizadas y proporcionales, en línea con el enfoque basado en riesgo, a tales organizaciones sin fines de lucro para protegerlas del abuso para el financiamiento del terrorismo, incluyendo:

1. por organizaciones terroristas que se presenten como entidades legítimas;
2. para explotar entidades legítimas como conductos para el financiamiento del terrorismo, incluyendo el propósito de escapar a medidas de congelamiento de activos; y
3. para esconder u ocultar el desvío clandestino de fondos, destinados a propósitos legítimos, a las organizaciones terroristas.

De la recomendación se concluye que no todas las OSFL son sujetos vulnerables de ser utilizadas o explotadas para financiar el terrorismo, de ahí que la exigencia sea que el Estado deba identificar aquellas que lo son, por lo que cualquier calificación genérica en ese sentido y que involucre a todas las organizaciones es contraria a la recomendación número 8.

Ahora bien, el reporte publicado por Acceso a la Justicia (AJ) acerca del GAFI deja en claro que las 40 recomendaciones de la organización tienen unos fines concretos, así como una metodología de implementación en la que no pueden permitirse arbitrariedades por parte de los Estados y jurisdicciones miembros de esa instancia. “Por el contrario, se les imponen obligaciones que deben cumplir dentro de los estándares internacionales de protección de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario”.

También dice AJ que el abuso o uso incorrecto que algunas autoridades, incluidas las venezolanas, les han dado a estas recomendaciones, que persiguen combatir la delincuencia organizada y proteger a los sistemas financieros, representa una doble amenaza.

“Por un lado, contra las organizaciones de la sociedad civil y quienes forman parte de ellas, al ser víctimas de señalamientos estigmatizantes y al no garantizarles el debido proceso. Por el otro, para quienes se benefician de la labor de dichas agrupaciones, porque algunas de las medidas parecen estar dirigidas a desalentar e interrumpir sus actividades. Lo más increíble de las recomendaciones del GAFI respecto de las organizaciones de la sociedad civil es que se dictaron para protegerlas, pero se usan para perseguirlas, y quienes salen perdiendo con ello, como siempre, son los más vulnerables y los que más necesitan de asistencia”.

Lea el informe de Acceso a la Justicia sobre el GAFi.
https://accesoalajusticia.org/wp-content/uploads/securepdfs/2023/07/Resumen-ejecutivo-Que-es-el-GAFI-y-para-que-sirve.pdf

Información tomada de la web de Acceso a la Justicia