Noticias

Día Mundial de la Salud: el llamado de la OMS es reivindicar la salud como un derecho humano básico

En Venezuela, las precariedades y carencias en los servicios sanitarios, con énfasis desde 2016 con el inicio de la Emergencia Humanitaria Compleja (EHC), generan un impacto negativo en el estado de salud de la población, y aumentan la prevalencia de enfermedades no diagnosticadas ni tratadas oportunamente

A propósito de conmemorarse este 7 de abril, el Día mundial de la salud, el llamado que hace la Organización Mundial de la Salud, es a reivindicar el derecho a la salud como un derecho humano básico.

También a reafirmar el compromiso con la atención primaria de salud, como piedra angular de sistemas de salud sostenibles y resilientes, que transitan hacia la cobertura universal y el acceso universal a la salud, así como hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS), (1, fin de la pobreza; 3, bienestar y salud).

No obstante, en Venezuela, las precariedades y carencias en los servicios sanitarios, con énfasis desde 2016 con el inicio de la Emergencia Humanitaria Compleja (EHC), generan un impacto negativo en el estado de salud de la población, y aumentan la prevalencia de enfermedades no diagnosticadas ni tratadas oportunamente.

Para atender y entender, mostramos algunas cifras de la EHC que ponen en peligro esa petición de “salud para todos” de la OMS:

  •  Las estimaciones a marzo 2022, reflejadas por Hum Venezuela, mostraban hasta un 71,8 % de población afectada por algún problema de salud, físico y/o mental, incluyendo unos 15,5 millones de personas con problemas de salud crónicos y 11,4 millones con casos de salud agudos.
  • Los estados del país con mayor número de personas con problemas de salud eran: Amazonas (78,7 %), Nueva Esparta (77 %) y Mérida (75,9 %). De este número de personas con alguna enfermedad, 10,7 millones presentaba problemas de salud graves (35,9 % crónicos y 13,9 % agudos) con altos riesgos de complicación, de sufrir discapacidades irreparables o de perder la vida, al no contar con una atención a la salud garantizada.
  • En los diagnósticos comunitarios de Hum Venezuela se encontró que 81,5 % de las personas con algún problema de salud presentaba dificultades de acceso al sistema sanitario. Entre ellas, se halló un 40,8 % que enfrentaba dificultades severas de acceso a la atención médica y 37,7 % no la recibió nunca en los últimos 6 meses (el informe se presentó en marzo de 2022).
  • Las últimas estadísticas oficiales de mortalidad se publicaron en 2016. Hasta ese año se registraba un total de 190.474 personas fallecidas, lo que representó un aumento de 117 % en comparación con las 162.125 registradas en 2014.
  • Con el colapso del sistema sanitario público, las tendencias indican un ascenso proporcionalmente mayor de la mortalidad, con tasas brutas que han ido creciendo, de 6 muertes por 1.000 habitantes en 2014, a 7,3 en 2019, 7,5 en 2020 y 7,7 en 2021, lo cual sobrepasa las 200 mil defunciones por causas en las que tienen mayor peso las enfermedades no transmisibles o crónicas, con una tasa de 5,4 muertes por 1.000 Hab.
  • Asimismo, al menos 1 millón 700 mil niños y niñas menores de 5 años estaban expuestos a riesgos para su salud, debido a que un 79 % de servicios de atención pediátrica se encontraban cerrados o inoperativos.
  • Por otra parte, la mitad de los niños y niñas menores de 1 año tenían un esquema de vacunación incompleto por una reducción de cobertura de las vacunas contra la difteria, tétanos y tosferina (DPT3) en un 40,2 % y contra el sarampión en un 30,4 %. Las privaciones de servicios de salud, además de la malnutrición, han aumentado a 25,7, la tasa de mortalidad infantil, en su mayoría recién nacidos, y a 29,4, la tasa de mortalidad de menores de 5 años.
  • En este contexto de EHC, las personas mayores están afectadas de forma diferenciada, pues sufren importantes privaciones o carencias en sus hogares. Muchos son jubilados o están solos porque sus hijos migraron.  
  • Aunque la protección de los derechos de las personas mayores es un mandato consagrado en el artículo 80 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el sistema de seguridad social del país no constituye en la actualidad una protección que garantice a las personas mayores hacer frente a sus necesidades básicas, dada las mayores exigencias en términos de salud y cuidados que presentan.
  • De acuerdo al monitoreo que hace la ong Convite, un porcentaje cercano al 70 % del total de las personas mayores en Venezuela son diabéticas e hipertensas, razón por la cual requieren medicación regular y de por vida y, por ende, necesitan disponibilidad financiera.
  • 93 % de las personas mayores que consultó Convite para su último informe, dijo que no posee seguro o póliza de salud, situación que las expone más ante eventualidades en un país en el que el sistema público de salud se encuentra en situaciones precarias y con limitada capacidad de atención, especialmente de emergencias, por la falta de insumos, equipos y personal médico.
  • Reseña Convite que Venezuela no cuenta con un plan nacional de envejecimiento ni con instrumentos legales garantes de derechos para las personas mayores.

 

 Texto: Mabel Sarmiento Garmendia