Nuevo CNE: el desafío de recuperar la confianza en las elecciones

El nombramiento de esta autoridad electoral abre una oportunidad y constituye una primera señal de voluntad política. ¿Es suficiente? Claro que no. Por eso la sociedad civil ve necesario seguir avanzando para que la agenda electoral se concrete. Los nuevos rectores deben asumir un compromiso firme con la democracia, adaptado al momento histórico, en procura de amplios consensos y mejores condiciones.

Diversos sectores de la vida nacional, e incluso internacional, independientes y no alineados con la política oficialista, han coincidido en otorgar un inicial voto de confianza a los integrantes del Consejo Nacional Electoral (CNE) designados y juramentados por la Asamblea Nacional (AN) el 4 de mayo. Por lo menos en estos primeros días de este nuevo Poder Electoral, el tablero político de Venezuela ha vencido su inercia de los últimos tiempos para enseñar algunos signos de reactivación que apuntan a la reinstitucionalización del voto.

Las organizaciones de la sociedad civil agrupadas en el Foro Cívico, conscientes de que algunos podrían valorar esta designación como insuficiente (siéndolo, de hecho, frente a todo lo que falta), y sabiendo que hay sectores que la miran con reservas, subrayaron el esfuerzo social y político que derivó en la nueva directiva como una muestra de lo que puede lograrse sumando voluntades. Consideran, además, que es prudente evaluar con serenidad y sentido de amplitud la oportunidad que se abre para edificar el proyecto democrático.

Este análisis de coyuntura del OEV contempla las siguientes partes:

Los 15 rectores del CNE, y tres notas al pie sobre su designación
¿Un nuevo acuerdo?
Los primeros asuntos
Elección conjunta el 21-N
Tres dificultades que debe enfrentar el nuevo CNE

En resumen, les corresponderá a los venezolanos estar pendientes de si los anuncios de los últimos días vienen acompañados por los hechos; es decir, si el CNE logra poner en marcha esa agenda ambiciosa y si esta comienza a arrojar resultados favorables. Resulta optimista, en este sentido, que estas primeras decisiones del CNE han sido aprobadas por unanimidad.

Lo finalizamos, una vez más, remarcando la importancia de que se conformen acuerdos políticos amplios que sustenten y soporten la viabilidad de toda la agenda electoral.

Seguir leyendo 

Share
Share