Las ONG son necesarias

Las organizaciones no gubernamentales cooperan en múltiples dimensiones de la sociedad venezolana. Son útiles para los ciudadanos, y mientras mayor es la orfandad del ciudadano, más falta hacen. Pese a ello, el Estado las amenaza. | Foto William Urdaneta

@luisaconpaz

¿A cuántas organizaciones no gubernamentales (ONG) conoce usted? Seguro que muchas, aun cuando no les sepa su nombre. Las hay pequeñas, grandes y muy grandes.

Hay las que se dedican al trabajo humanitario, que mitigan las consecuencias de esta emergencia humanitaria compleja, esas que dan alimentos a niños y niñas, como Alimenta la solidaridad, o Cáritas, que funciona en muchas parroquias católicas del país.

Existen las que cooperan con medicamentos a pacientes de enfermedades crónicas o acompañan a niños hospitalizados. Entre estas, Acción Solidaria, Codevida, y Prepara Familia, que se ocupa esta última de los niños que están en el JM de Los Ríos. En esta área de la salud, todas esas que ayudan a enfermos de cáncer, en adultos y en niños. Incluyo aquí también a Avessoc, que promueve y atiende consultorios populares, vinculados a la Iglesia Católica.

Las que trabajan con niños, niñas y adolescentes. ¡Hay muchas! Menciono solo algunas: Cecodap, que lleva más de 30 años promoviendo los derechos de los menores; Huellas, que promueve organizaciones juveniles; las casas hogares, como el Hogar Virgen de los Dolores -en Caracas y Guayana-, la Red de Casas Don Bosco, Aldeas Infantiles. Otras más pequeñas como Flores de la Esperanza, que forma niñas líderes en una comunidad popular en Barquisimeto…

Las que trabajan con personas de la tercera edad, como Convite…

Las que promueven la organización de ciudadanos en sus municipios, como esa red de Cesap: la Gente propone, que funciona en unas cuantas ciudades del país.

Las que trabajan defendiendo derechos humanos, como Foro Penal, Provea, Cofavic, Espacio Público y muchas otras; tantas, que el año pasado hubo Ferias de DD HH en el Zulia, en Táchira, en oriente y reunió una buena cantidad de estas organizaciones, unas con décadas de existencia, otras más nuevas, pero muchas.

Las que trabajan con refugiados, como el Servicio Jesuita de Refugiados…

En fin, hay muchas y las conocen en donde operan.

¿A cuál de esas que he mencionado, le parece a usted, puede considerarse enemiga de los ciudadanos, o le suena a “delito organizado”, o a peligro para el país? ¡Ninguna! ¿Verdad? Todas hacen el bien, de diferente manera, en diferentes espacios, pero uno da gracias a Dios de que existen, porque hacen mucho bien.

Entonces, de ser así, uno concluye que hay que cuidarlas, defenderlas, su trabajo lo conocen los beneficiarios.

Por todo lo anterior, nos ha sorprendido una Providencia Administrativa, la 001-2021, dada a conocer hace pocos días, aun cuando existe desde el 30 de marzo, según la cual las ONG deben inscribirse en el registro de la oficina Contra la Delincuencia Organizada y financiamiento del terrorismo. O sea, demostrar que no son “delito organizado” ni organizaciones terroristas. ¡Se ha sorprendido y no entiende nada! ¿Verdad? Yo aún estoy boquiabierta. Para delito organizado, búsquese en los pueblos mineros, por ejemplo, o en las cáceles y sus alrededores, o en la cota 905, pero no en organizaciones humanitarias con montones de beneficiarios, agradecidos.

En la CRBV, artículo 52, se establece que “Toda persona tiene el derecho a asociarse con fines lícitos, de conformidad con la ley. El Estado estará obligado a facilitar el ejercicio de este derecho.”

De manera que no se entiende porque lejos de cumplir con la obligación de facilitar este derecho a la asociación, se amenaza y se cercena el mismo.

Alguien que me explique por qué se ve a las ONG como algo negativo. Dígalo a los miles y miles de beneficiarios y más bien expliquen a los funcionarios que elaboraron esa providencia que quien sabe cuántas veces ellos mismos se habrán visto beneficiados también por alguna de las ONG que atacan ahora.

¿No cree usted que hay que defender a las ONG?

Fuente: correodelcaroni.com

Share
Share
Aumentar/Disminuir Fuente