ONU ratifica trabajo de la Oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos Michelle Bachelet en Venezuela

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó por 14 votos de 47 miembros una Resolución mediante la cual se ratifica la cooperación y asistencia técnica de la Oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU Michelle Bachelet con las autoridades Venezolanas.

La falta de apoyo en la votación, no se debe a que muchos países que se abstuvieron no estén de acuerdo con la importancia de esa cooperación. Al contrario, la consideran importante pero evalúan que el gobierno venezolano no ha tenido la suficiente voluntad para colaborar más y cumplir las recomendaciones que se le han realizado.

El trabajo de la Oficina en Venezuela es muy importante y junto al trabajo que realizará la Misión de determinación de Hechos, se complementan para dar mejor asistencia a las victimas y exigir al Estado investigue y sancione a los responsables de las violaciones de derechos humanos.

Permitirá también hacer seguimiento en el terreno del cumplimiento de las recomendaciones realizadas en los informes presentados por la Alta Comisionada.

Entre los razonamientos alegados por el Consejo para ratificar el trabajo de cooperación tenemos:

Recordando en particular que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos tiene el mandato de promover y proteger el goce efectivo, por todas las personas, de todos los derechos civiles, culturales, económicos, políticos y sociales y de desempeñar un papel activo en la tarea de eliminar los actuales obstáculos y hacer frente a los desafíos para la plena realización de todos los derechos humanos y prevenir la persistencia de violaciones de los derechos humanos en todo el mundo,
Expresando preocupación por las noticias relativas a presuntas restricciones al espacio cívico y democrático, incluidas las denuncias de supuestos casos de detención arbitraria, intimidación y difamación de manifestantes, periodistas y defensores de los derechos humanos,
Preocupado también por el efecto perjudicial de las medidas coercitivas unilaterales impuestas a la República Bolivariana de Venezuela que, a juicio de la Alta Comisionada, han agravado aún más los efectos de la crisis económica y, por ende, la situación humanitaria del pueblo venezolano,
Reconociendo que ha aumentado la cooperación del Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela con la Alta Comisionada y la Oficina del Alto Comisionado,
Celebrando la visita de la Alta Comisionada a la República Bolivariana de Venezuela, que tuvo lugar del 19 al 21 de junio de 2019, y los compromisos acordados con el Gobierno para mejorar la situación de los derechos humanos en el país,
Recordando el memorando de entendimiento firmado el 20 de septiembre de 2019, acogiendo con satisfacción los compromisos asumidos en la carta de entendimiento firmada el 14 de septiembre de 2020 entre la Alta Comisionada y el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela sobre el desarrollo de la cooperación y la asistencia técnica en la esfera de los derechos humanos, y observando que el Gobierno ha adoptado medidas tendientes al establecimiento de una presencia permanente de la Oficina del Alto Comisionado en la República Bolivariana de Venezuela y el cumplimiento pleno de su mandato, de conformidad con la resolución 48/141 de la Asamblea General, de 20 de diciembre de 1993,
Afirmando su profunda convicción de que el logro de una solución pacífica, democrática y constitucional a la situación actual de la República Bolivariana de Venezuela incumbe al pueblo venezolano, sin ninguna injerencia militar, de fuerzas de seguridad o de servicios de inteligencia extranjeros, en un marco de pleno respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales, y de que esa solución requiere procesos electorales libres, limpios y transparentes que se lleven a cabo de conformidad con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y las normas internacionales, y, a este respecto, apoyando todas las iniciativas diplomáticas pertinentes destinadas a fomentar las negociaciones y un diálogo político verdadero e inclusivo entre el Gobierno y la oposición a fin de alcanzar una solución pacífica, democrática, creíble y constitucional en la República Bolivariana de Venezuela.

El texto completo de la Resolución lo puedes consultar aquí

Fuente: PROVEA 

Share
Share