IPYS Venezuela: «6 de 8 autoridades de Conatel desde 2005 son del PSUV»

CONATEL
sintonizado con el PSUV
Una investigación de IPYS Venezuela encontró que seis de las ocho autoridades que han pasado por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones entre 2005 y 2016, han tenido en común la militancia en el partido de gobierno.

#ConatelMilitaEnPSUV
Un reporte de IPYS Venezuela en torno a los últimos once años de gestión de Conatel devela que su relación con el partido de gobierno lo ha convertido en un árbitro parcializado, carente de autonomía, utilizado como un motor político que hostiga a los medios críticos y a las voces disidentes.

Entre enero de 2005 y septiembre de 2016, Conatel acumuló 56 casos de violaciones a la libertad de expresión, que desencadenaron 129 acciones de investigaciones, multas, cierres, incautaciones de equipos y medidas de censura en los medios tradicionales, y en las plataformas digitales a lo largo de once años. De ellas se derivaron 50 cierres de estaciones televisivas y radiales en distintos estados de Venezuela, de las cuales se desconoce su estatus actual.

Al menos, 88% de estas 56 decisiones han sido tomadas por directores que han tenido una militancia activa en el Partido Socialista Unido de Venezuela.  Estos hechos han forzado un giro en el ecosistema de medios radioeléctricos en el país. Las ventanas para la denuncia y la crítica fueron desapareciendo por las órdenes estatales hasta lograr establecer un sistema atemorizado y cauteloso, que esquiva las coberturas noticiosas y de interés público, para evitar sanciones de Conatel. Leer todo

Conatel ha ejercicido acciones discrecionales para condicionar las libertades informativas y de opinión. Son 56 casos de violaciones a la libertad de expresión, que desencadenaron 129 acciones de investigaciones, multas, cierres, incautaciones de equipos y medidas de censura en los medios tradicionales, y en las plataformas digitales a lo largo de once años. De ellas se derivaron 50 cierres de estaciones televisivas y radiales en distintos estados de Venezuela, de las cuales se desconoce su estatus actual.

Al menos 88% de los 56 casos que comprometen a Conatel fueron impulsados por directores que han tenido una militancia activa en el Partido Socialista Unido de Venezuela. Estos hechos han forzado un giro en el ecosistema de medios radio eléctricos en el país. Las ventanas para la denuncia y la crítica fueron desapareciendo por las órdenes estatales hasta lograr establecer un sistema atemorizado y cauteloso, que esquiva las coberturas noticiosas y de interéspúblico, para evitar sanciones de Conatel.

Durante estos once años se afectó a 130 radioemisoras, televisoras, portales web y empresas proveedoras de internet en 22 estados de Venezuela. Por oficio de Conatel recibieron órdenes que restringieron las libertades de estas empresas para operar y también la de sus audiencias de recibir informaciones, opiniones y contenidos plurales, diversos y amplios, sin ningún tipo de condicionamiento.

Estos forman parte de los resultados de la investigación que realizó el Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela, basada en un ejercicio de periodismode datos, que se dedicó a evaluar y caracterizar los procedimientos de Conatel contra las empresas que usan el espectro radioeléctrico en el país.

El dato es nuestra divisa
El Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela basó esta investigación en un ejercicio de periodismo de datos, que se dedicó a evaluar y caracterizar los procedimientos de Conatel contra las empresas que usan el espectro radioeléctrico en el país. En función a los Estándares de libertad de expresión para la radio difusión incluyente, que ha establecido la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), se analizaron los casos del sistema de alertas de IPYS Venezuela que involucraban a la institución estatal encargada de establecer las políticas de telecomunicaciones. Se estudiaron los medios afectados y sus naturalezas (privados, estatales y comunitarios), el tipo de procedimientos ejecutados, así como la responsabilidad de los directores que han pasado por Conatel entre enero de 2005 y septiembre 2016.
Durante estos once meses se afectó a 130 radioemisoras, televisoras, portales web y empresas proveedoras de internet en 22 estados de Venezuela. Por oficio de Conatel recibieron órdenes que restringieron las libertades de estas empresas para operar y también la de sus audiencias de recibir informaciones, opiniones y contenidos plurales, diversos y amplios, sin ningún tipo de condicionamiento.
La mano más dura fue la de Diosdado Cabello entre 2009 y 2011, quien como director de Conatel firmó órdenes de investigaciones y de cierre contra 3 de cada 10 medios y proveedores afectados. Su misión principal era cerrar 32 emisoras en distintos estados del país bajo el argumento de que no cumplían la documentación técnica exigida, y fue ejecutada el 1 de agosto de 2009. Acciones como esta demuestran que el paso de los militantes del PSUV por la dirección de Conatel han tenido objetivos políticos claros.
La falta de autonomía e independencia de Conatel, además de las afinidades partidistas, se demuestran también en la adscripción a instancias del alto gobierno, que van desde la Vicepresidencia de la República al Ministerio de Comunicación e Información. Esta situación se presenta en Venezuela pese a que la CIDH ha establecido que la autoridad del Estado que regule los asuntos de telecomunicaciones no debe estar “sometida a injerencias políticas del gobierno ni del sector privado vinculado a la radiodifusión.
Maruja Dagnino

Directora de Comunicaciones
Ipys Venezuela

58 212 4212309/ 58 212 4212340 / +58 414 6255249
@ipysvenezuela
Share
Share