Cambio de época: Retos y desafíos para el sector ONG

Por Henry Morales

En la actualidad están surgiendo nuevas alternativas potenciales en las cuáles un segmento del sector ONG consideran puede ser una solución futura a la dependencia de la cooperación llamada tradicional. En este marco hay un mayor acercamiento a una diversa y frágil cooperación Sur-Sur que aún no tiene establecido claramente cómo crear una institucionalidad para dar atención a propuestas surgidas desde las organizaciones sociales y pueblos indígenas.

El actual panorama internacional de crisis financiera, de forma directa está repercutiendo en la lógica de funcionamiento de la cooperación internacional al desarrollo, en sus diferentes modalidades (bilateral, multilateral, descentralizada, privada, Sur-Sur). Es una realidad que existe un replanteamiento geopolítico y estratégico de la cooperación en general.

Los recortes presupuestarios son severos, basta con observar la realidad de la cooperación española para percatarse de la profundidad de la crisis existente (en menos de cuatro años la cooperación oficial de España se redujo en más del 70% y en miras a desaparecer). Uno de los sectores más afectados por esta crisis es el de las ONG. Partiendo que la lógica de funcionamiento del sistema ONG está íntimamente relacionada en una perspectiva de transferencias “Norte-Sur”, las repercusiones del Sector ONG en los países tradicionalmente donantes se traslada de manera directa a las ONG en los países receptores, y de éstos al entorno socio-comunitario y de funcionamiento programático que realizan las organizaciones sociales.

Se maneja en este análisis la tesis que el sector ONG, fundamentalmente de aquellas organizaciones llamadas “históricas” o comprometidas a los transformaciones sociales de nuestros pueblos y que tienen un trasfondo político no lucrativo en su naturaleza y lógica de funcionamiento (véanse las ONG que son parte de la Mesa de Articulación), tienen una dependencia directa y absoluta de financiamiento externo que llega en calidad de cooperación internacional. En cifras conservadoras se habla que el porcentaje de dependencia financiera del sector ONG puede llegar a un 90%. Los niveles de autogestión o sostenibilidad financiera son limitados o en la mayoría de casos, inexistentes.

Esta realidad está generando inevitables transformaciones en la naturaleza, objetivos y razón de ser de la mayoría de las ONG (nacionales e internacionales). Hay una búsqueda persistente de encontrar innovadas alternativas o mecanismos para acceder a financiamiento para el desarrollo. Se plantean nuevas estrategias e incluso, se retoman planteamientos que hace algunos años eran considerados inviables por la naturaleza y el tipo de trabajo de las ONG, como explorar la financiación pública o privada.

En el entorno habitual del sector ONG e incluso de una diversidad de organizaciones sociales (no reconocidas o autodefinidas como ONG), los efectos están siendo devastadores. Las organizaciones con un perfil menos desarrollado institucionalmente están desapareciendo. Las organizaciones con un nivel de desarrollo y crecimiento institucional medio, están reduciendo considerablemente su equipo humano y reduciendo su capacidad de acompañamiento territorial y sectorial. Las organizaciones con más capacidad de gestión son las que por ahora tienen menos incertidumbre financiera. Resultado inevitable de esta realidad se refleja en la disminución del acompañamiento y realización de actividades en los diferentes campos de acción de las organizaciones.

En la región Mesoamericana (Centroamérica y México), las experiencias y realidades en torno al financiamiento para el desarrollo cambia de un país a otro. La prioridad en términos de canalización de fondos se ha centrado fundamentalmente en Nicaragua, Honduras, Guatemala y El Salvador. Para el caso de Panamá, Costa Rica, Belice y México, la tendencia es cada vez de menor cooperación, entre otras causas por ser países que están en la línea de países de renta media, los cuáles no entran dentro de la prioridad geográfica o programática de los “donantes”.

En la actualidad están surgiendo nuevas alternativas potenciales en las cuáles un segmento del sector ONG consideran puede ser una solución futura a la dependencia de la cooperación llamada tradicional. En este marco hay un mayor acercamiento a una diversa y frágil cooperación Sur-Sur que aún no tiene establecido claramente cómo crear una institucionalidad para dar atención a propuestas surgidas desde las organizaciones sociales y pueblos indígenas.

Los desafíos para afrontar esta crisis financiera para el sector ONG son diversos y las alternativas limitadas. Lo más inmediato es la urgente necesidad de analizar con más objetividad el actual panorama; de generar análisis y reflexión sobre el que hacer actual de las ONG, su crisis y sus posibilidades reales para afrontarla.

Un importante reto será promover la articulación política del sector ONG en los ámbitos internacionales (regionales) y en cada uno de nuestros países. La existencia de experiencias como la que se construye en la Mesa de Articulación de ONG pueden ser importantes ejemplos para dinamizar e integrar mejor los esfuerzos, que debería ser el inicio que nos lleve a consolidarnos como sector y a transformarnos con renovados medios e instrumentos de interlocución para la acción política hacia nuestros Estados.

Sin duda, la actual crisis también nos está proporcionando una necesaria autoevaluación de lo que ha sido el trabajo del sector ONG. Surgen amplias interrogantes y planteamientos desafiantes sobre nuestro quehacer, que en muchos casos ha sido cuestionado desde los Estados y paradójicamente desde los propios movimientos sociales. La reflexión que se está generando indiscutiblemente servirá para fortalecer y potenciar nuestra razón de ser y nuestro rol como sujetos políticos que históricamente hemos venido contribuyendo a las transformaciones estructurales y políticas de nuestros pueblos.

Henry Morales, representante de La Red Latinoamericana sobre Deuda, Desarrollo y Derechos, LATINDADD.

Publicado por la MESA DE ARTICULACIÓN

Share
Share