Homenaje a Mandela «Nace una estrella de la Paz, la Tolerancia y la Reconciliación»

José Gregorio Delgado Herrera

jgdelgado2011@gmail.com

 

Cuando muere una persona su vida termina siendo una referencia a partir de sus valores y sus acciones, por eso apreciamos a Nelson Mandela “Madiba”, quien expresa: “Los africanos quieren el derecho al sufragio. Un hombre, un voto” la petición de un partidario de la democracia, es la causa que lo lleva a la cárcel, bajo los cargos de traición y sabotaje, y le condenan a cadena perpetua, su cautiverio dura 27 años.

Un homenaje a la nueva estrella en el firmamento de la Humanidad, muere un líder de la justicia y la democracia. Su voz resuena en nuestros corazones: “¿Por qué en esta sala me enfrento a un magistrado blanco, soy acusado por un fiscal blanco y escoltado hasta el banquillo por un ordenanza blanco? ¿Puede alguien sugerir honesta y seriamente que en este tipo de ambiente la balanza de la justicia está equitativamente equilibrada?”

Este hombre líder de la paz, la libertad y la democracia, es un personaje claro de la tolerancia y la reconciliación de su pueblo, envuelto en el apartheid (discriminación racial), es una inspiración para la lucha por la igualdad y los derechos humanos, una referencia mundial que recibe el “Premio Nobel de la Paz”, es un motor viviente a favor del perdón y de la reconciliación de su país, un humanista.

Un ejemplo a seguir por líderes políticos y sociales, que, se anotan por el cambio a favor de una sociedad justa y libre, desarrollada  en la democracia. Electo por voto universal y directo ejerció la Presidencia de la República en su país, por un solo período presidencial y no permitió su reelección, Ejemplo de principios y valores que se deben cultivar en cualquier sociedad, una vida de pensamiento y acción, un modelo a seguir, el “Padre de la Nación” democrática sudafricana, un legado que nos ayuda a buscar su luz como un faro, para encontrar el camino de la unidad de un pueblo en conflicto. Desde los pensamientos, nace una estrella de la paz, la tolerancia la reconciliación. En sus acciones, se destaca la perseverancia y el coraje, se apaga la luz que guía la vida de un pueblo, construido entre todos sus habitantes, sin exclusiones y segregaciones, en la cura de profundas cicatrices en el cuerpo social de una Nación.

Hace algunos días, vimos por segunda vez la película “Invictus”, un testimonio por  la unidad de la sociedad sudafricana, a través del deporte, inspirada en un poema muy apreciado por Mandela en prisión, en su lucha por la justicia, la paz y la democracia. La muerte de Nelson Mandela, una oportunidad para reflexionar sobre el valor del voto,  en vísperas de elecciones municipales. Un líder preso por defender la democracia. En su juicio de 1964 señala: “Durante mi vida me he dedicado a esta lucha del pueblo africano. He batallado contra la dominación blanca y también contra la dominación negra. He albergado el ideal de una sociedad libre y democrática en la que todas las personas convivan en armonía y en igualdad de oportunidades. Es un ideal que tengo la esperanza de alcanzar en vida. Pero, si es necesario, es un ideal por el que estoy dispuesto morir”.

Share
Share