La Libertad de Reunión Pacífica y la COVID-19: una instantánea de las manifestaciones y restricciones

El CIVICUS Monitor está elaborando una investigación periódica sobre el estado de las libertades civiles durante la pandemia de COVID-19. Esta es la cuarta entrega, en la que se presenta un resumen de las tendencias y los estudios de casos relacionados con el derecho a la libertad de reunión pacífica.

El derecho de reunión pacífica es fundamental y las manifestaciones son un medio extremadamente potente y eficaz para reivindicar y defender otros derechos vitales. El poder de este derecho se demostró durante la pandemia ya que la gente continuo tomando las calles para protestar con cientos de demostraciones documentadas. Aunque la pandemia de COVID-19 puso en entredicho y comprometió aún más el derecho de reunión pacífica, la gente siguió saliendo a las calles para expresar sus preocupaciones relacionadas con la COVID-19 y para exigir otros derechos relevantes.

Desde la declaración de la pandemia de COVID-19 en marzo de 2020, los gobiernos de todo el mundo impusieron confinamientos estrictos y prohibieron o limitaron las reuniones públicas. La legislación internacional en materia de derechos humanos deja claro que, aunque resulte admisible limitar ciertos derechos durante una emergencia sanitaria, estas restricciones han de ser necesarias, proporcionales, no discriminatorias y estar vigentes durante un periodo de tiempo limitado. Sin embargo, tal y como se destaca en el informe de CIVICUS El poder ciudadano bajo ataque 2020, algunos gobiernos han ido más allá y han usado la pandemia como pretexto para restringir aún más las libertades cívicas. El relator especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el derecho a la libertad de reunión pacífica y de asociación Clement Voule advirtió que la pandemia no debe utilizarse como pretexto para suprimir derechos en general, ni el derecho a la libertad de reunión pacífica y de asociación en particular.

Al principio, la restricción de reuniones públicas durante la pandemia paralizó algunos movimientos de protesta multitudinarios. Este fenómeno se produjo en diversos países, como en ChileRepública ChecaIndia y el Líbano. En algunos países, como HungríaItaliaPalestina y Singapur, los movimientos se adaptaron y la población comenzó a organizar manifestaciones individuales y respetando la distanciación física, mientras que otras personas se manifestaron desde sus balcones, a través de plataformas digitales y en las redes sociales. No obstante, al cabo de un tiempo, muchos manifestantes regresaron a las calles para protestar, movidos, en ocasiones, por preocupaciones relacionadas directamente con la pandemia y, a menudo, también para comunicar exigencias urgentes relacionadas con derechos fundamentales.

La pandemia puso al descubierto y agravó todavía más las desigualdades mundiales. En consecuencia, muchas de las manifestaciones que tuvieron lugar durante la pandemia y que documentó CIVICUS Monitor pusieron de manifiesto la persistencia de las desigualdades sociales y económicas.

Este reporte cubre los sucesos acaecidos en el espacio cívico relacionados con el derecho a la libertad de reunión pacífica durante la pandemia de COVID-19 desde febrero de 2020 hasta enero de 2021. Este documento se ha redactado a partir de los datos de nuestras actualizaciones sobre distintos espacios cívicos, la cuales han sido elaboradas por activistas y organizaciones socias sobre el terreno. Aquí se examinan los tipos de manifestaciones que se desarrollaron durante la pandemia y las restricciones al derecho a la libertad de reunión pacífica. 

Continuar leyendo   

Fuente: monitorcivicus.org

 

Share
Share
Aumentar/Disminuir Fuente